Una vez analizados los riesgos, funciones y activos de las operaciones que se pactaron entre las partes relacionadas se determina la metodología aplicable a cada operación.

En la Ley del Impuesto Sobre la Renta se hace mención de la aplicación de los métodos establecidos para obtener un rango de precios, de montos de las contraprestaciones o de márgenes de utilidad, cuando existan dos o más operaciones comparables.

El rango de cada transacción se ajustará mediante la aplicación de métodos estadísticos si el precio, monto de la contraprestación o margen de utilidad del contribuyente se encuentra dentro del mismo; dichos precios, montos o márgenes se considerarán como pactados o utilizados entre partes independientes. En caso de que el contribuyente se encuentre fuera del rango ajustado, se considerará que el precio o monto de la contraprestación, que hubieran utilizado partes independientes, es el porcentaje que represente la mediana de dicho rango.

Para evitar ajustes en los ingresos acumulables o deducciones autorizadas por parte de las autoridades fiscales, los resultados de la evaluación de los precios para una parte relacionada se deben encontrar dentro de los parámetros obtenidos para dicho rango.

El método a utilizar deberá ser el que mejor refleje los precios de mercado que utilicen partes independientes en operaciones comparables, dependiendo del tipo de operación que se desarrolle y de la información disponible para el contribuyente. Y su aplicación deberá tomar en cuenta las características de las operaciones, las funciones realizadas, los riesgos asumidos y los activos utilizados por cada parte relacionada involucrada en las operaciones, los términos contractuales, las circunstancias económicas y las estrategias de negocios; con el objeto de que las utilidades generadas por dichas operaciones sean distribuidas bajo condiciones de mercado entre los participantes.