Es importante determinar quiénes son partes relacionadas en el ámbito fiscal para identificar si algunos de los supuestos involucrados con este concepto son aplicables a algún contribuyente.

De conformidad con el Artículo 215 de la Ley del Impuesto sobre la Renta se considera que dos o más personas son partes relacionadas cuando una participa de manera directa o indirecta en la administración, control o capital de la otra, o cuando una persona o grupo de personas participa directa o indirectamente en la administración, control o capital de dichas personas”. Para ejemplificar lo anterior se comenta lo siguiente: supongamos que existen dos empresas, A y B, siendo A una empresa ubicada en el extranjero que tiene participación importante en el capital de B, la cual es una empresa ubicada en territorio nacional. La empresa A vende a B productos terminados para distribución, por tanto, A y B son partes relacionadas entre sí y la empresa B tendrá la obligación, en su caso, de registrar y documentar para efectos de precios de transferencia en México la operación con A, ya que se trata de una relación accionaria directa.

Esta misma situación se puede presentar de otra manera, en donde, aún cuando la empresa A no tenga la mayoría de las acciones con derecho a voto de la empresa B, sucede el evento en que A tenga injerencia decisiva en B, es decir, que A tenga la facultad de nombrar o renombrar a la mayoría de los miembros del consejo de administración de B, por acuerdo formal con accionistas o poder declarado en estatutos; en este caso, se considera en A y B son partes relacionadas directas.

Haciendo más complejo los ejemplos anteriores puede suceder que la empresa A sea accionista de la empresa B y la empresa C, las tres ubicadas en territorio extranjero, pero a su vez, la empresa B es accionista de una cuarta empresa llamada D, residente en territorio nacional y que tiene operaciones de compra-venta con la empresa C. Para este supuesto, la cuarta empresa D estará obligada, en su caso, a documentar para efectos de precios de transferencia en territorio nacional la operación con C, pues se trata de una relación accionaria indirecta.

Por otra parte, la LISR señala en el mismo artículo 215, que “tratándose de asociaciones en participación, se consideran como partes relacionadas sus integrantes, así como las personas que conforme a la descripción mencionada en el párrafo anterior, se consideren partes relacionadas de dicho integrante”. Por ejemplo, supongamos que las empresas A y B, forman una asociación en participación, por este hecho, se considera que las empresas A y B son partes relacionadas entre sí para efectos fiscales mexicanos. En otro supuesto que las empresas A y B forman una asociación en participación y la empresa A es poseída por otras empresas (por ejemplo las empresas C y D), estas últimas también se podrían considerar partes relacionadas de B dado que la empresa B tiene una asociación en participación con A.

De acuerdo con el artículo 215 de la LISR “Asimismo, se consideran partes relacionadas de un Establecimiento Permanente, la casa matriz u otros establecimientos permanentes de la misma, así como las personas señaladas en el párrafo anterior y sus establecimientos permanentes”. Al igual que en los casos anteriores, si A es un empresa residente en el extranjero y tiene un establecimiento permanente (empresa Aa) en territorio nacional, se considera que A y el establecimiento permanente, son partes relacionadas entre sí. En el caso en que la empresa A, tenga otro establecimiento permanente (empresa Ab) en el extranjero, se considera que Aa y Ab son partes relacionadas entre sí.

¡Vigilamos que las empresas vinculadas paguen impuestos en su jurisdicción fiscal, en una base coherente con la utilidad que obtendrían empresas independientes en el mercado!